• Inicio
  • Los discos de nuestra vida

Los discos de nuestra vida

12
Marzo
2018

D.L. BYRON - THIS DAY AND AGE (1980)

Javier Muñoz

D.L. BYRON - THIS DAY AND AGE (1980)
 
Reivindicar grandes talentos ignorados es una de las cruzadas de esta nuestra querida página magnetofono.com y a ese empeño nos sumamos con D.L. Byron.
 
This Day and Age, editado en 1980, es uno de los mejores ejemplos del power pop nuevaolero en su máximo esplendor a la altura de Elvis Costello o Graham Parker, pero salvo un primer single con videoclip incluido que sí programó MTV, Listen To The Heartbeat, este artista originario de Nueva Jersey no tuvo continuidad.
 
David L. Byron compone las diez soberbias canciones del álbum acompañado por una vigorosa banda con músicos que habían trabajado con Billy Joel, además de la sólida producción del experimentado Jimmy Iovine (U2, Patti Smith, Tom Petty, Pretenders, Dire Straits, Bob Seger… ¡¡¡Enrique Iglesias!!!).
 
Latidos
 
Listen To The Heartbeat supone un estallido directo al corazón, "escucha el latido" dice en una intensa relación amorosa y sexual. Base a toda pastilla de Thommy Price (batería) y Joey Vasta (bajo), punteos incendiarios de Tom Morrongeillo, la voz recia de Byron y coros. Todo esto en solo 105 segundos.
21st Century Man es otro ejercicio rockero poderoso con las incesantes baquetas de Price, Byron se desgañita al proclamar que ya es un hombre del siglo venidero con su guitarra de 12 cuerdas y la solista de Robert Sarzo.
 
Sin tiempo para la recuperación continuamos con una de sus más grandes canciones, Big Boys. Ritmo con mucha garra, los punteos de Morrongeillo, un estribillo arrebatador y toda una declaración: "El día que dejé que entraras en mi vida fue mi último error (…) los chicos grandes nunca lloran".
 
Atractivos fraseos de Sarzo preceden en Get With It la entrada de Byron que se va encorajinando y ese clímax se sucede en la fantástica Love In Motion, crescendo como le pasa al 'amor en movimiento', Byron secundado por unos coros envolventes y punzante solo de Morrongeillo.
 
 

Categories: Marzo, 2018

26
Febrero
2018

LOVE - FOREVER CHANGES (1967)

Javier Muñoz

LOVE - FOREVER CHANGES (1967)

Forever Changes, la obra maestra de Love, acaba de cumplir 50 años y se conserva como la más bella expresión de lo que fue la fiebre psicodélica de la segunda mitad de los 60.

A diferencia de otros de sus coetáneos que desbarraban con largas improvisaciones y estados de alucinación provocados por el compulsivo consumo de drogas, esta banda de Los Ángeles concibió un sutil disco que combina a la perfección pasajes líricos con otros vigorosos para que los 43 minutos de escucha sean un inmenso placer.

Arthur Lee, principal cantante y compositor, conoció a Bryan MacLean en 1963 cuando trabajaba de roadie de los Byrds y formaron el grupo. Editaron dos primeros discos en 1966, con algunas buenas canciones que ya vislumbraban la maravilla que vendría después como 7 and 7 is, She Comes In Colors o Que Vida!.

Elegía del amor

En octubre de 1967 salió a la luz su Lp definitivo 'Cambios eternos' que rezuma todo el espíritu hippie del momento y exalta el propio nombre del grupo, 'Amor'. 

Alone Again Or, en la que MacLean demuestra sus excelsas dotes como autor, es el grandioso arranque con Lee y el propio Bryan compartiendo las voces y las acústicas. "Creo que las personas son la mayor diversión, pero, querida, esta noche volveré a estar solo" cantan en un precioso remanso con crescendos de cuerdas y trompetas, arrastrados por la batería de Michael Stuart, el bajo de Ken Forssi y la guitarra solista de Johnny Echols.

La versatilidad de Arthur Lee se plasma en A House Is Not A Motel, su voz dulce con los fraseos de las acústicas se enerva para una explosión sónica (fue uno de los primeros grupos de mezcla racial en Estados Unidos) y los punteos punzantes de Echols, quien no oculta la influencia de Jimi Hendrix.

Sin ánimo de que ningún purista se rasgue las vestiduras Andmoreagain, grabada con músicos de estudio, es una gema que podría haber convivido en el barroco con Antonio Vivaldi. La cristalina voz de Lee discurre plácidamente con las guitarras, violines, cellos y violas. "No sabes lo mucho que te quiero".

Venecia y/o California

Pero no estamos en la Venecia del siglo XVII sino en la efervescente California como demuestra The Daily Planet con un memorable trabajo de guitarras de MacLean, Echols y Lee, unidas al músico contratado Billy Strange, en un ritmo vivo que también tiene sus momentos de sosiego.

La otra excelente contribución de MacLean es Old Man, un canto al 'anciano sabio' en una deliciosa pieza folk orquestada con la diáfana voz del angelino.

Volvemos a la lírica con The Red Telephone en otra exhibición vocal de Lee, el soporte de los coros y toda una algarabía de cuerdas.

La cara B comienza con otra de las joyas del Lp y el 'breve' título de Maybe the People Would Be the Times or Between Clark and Hilldale. Las trompetas son el hilo conductor de la fanfarria de Lee, supremo en la voz y a destacar el fino punteo de Echols.

De maravilla en maravilla pasamos a Live and Let Live, que va cobrando fuerza con las voces dobladas de Lee y los coros para desembocar en un incendiario solo hendrixiano de Echols. Psicodelia en estado puro.

Categories: Febrero, 2018

11
Febrero
2018

SMITHEREENS - ESPECIALLY FOR YOU (1986)

Javier Muñoz

SMITHEREENS - ESPECIALLY FOR YOU (1986)

El pasado diciembre conocimos la triste noticia del fallecimiento de Pat DiNizio, cantante y principal compositor de los Smithereens, sólida banda del área de Nueva Jersey que mereció mucho más reconocimiento del recibido.

Pongamos en una batidora a los Beatles y a los Who (de ambos hicieron discos de homenaje), lo sazonamos con su impronta power pop dos décadas después y encontramos la receta perfecta del sonido de estos  'Añicos' (para ahorraros buscarlo en el diccionario, traducción de su nombre).

A principios de los 80 DiNizio hizo migas con el gran guitarrista Jim Babjak, el batería Dennis Diken y el bajista Mike Mesaros. Después de dos Ep's consiguieron un contrato con Enigma y en 1986 ya tenían en la calle su formidable primer larga duración, Especially For You, con el lujo añadido de la producción de Don Dixon.

Extraños

Strangers When We Meet es un fantástico comienzo. Historia de una infidelidad rota, pero ella le dice que no se preocupe porque cuando se crucen por la calle aparentarán ser unos extraños. Quintaesencia del estilo Smithereens con beatlianas melodías vocales y un ritmo potente.

Prosigue Listen To Me Girl que entra con armónica y DiNizio ofreciendo su genuina voz secundado por una cadencia machacona, punteos de Babjak y la siempre presente batería de Diken.

Groovy Tuesday crece en intensidad y, de nuevo, destacan las facultades vocales de DiNizio, unido a los coros y arrebato garajero de mucha sustancia que se corresponde con el "genial martes" que describen.

Saltamos a unas de sus canciones más apreciadas, Time And Time Again, un R&R en toda regla. Vertiginosa y pegadiza con estupendas paradas, la batería como ametralladora, el bajo cual puñetazo al pecho y una invitación irrechazable para mover el esqueleto.

Rompe y rasga

Behind The Wall Of Sleep es quizás su tema más representativo. Guitarreos y base cañeros. La voz de DiNizio con más cuerpo que Saúl Craviotto y enamorado de una bajista de rompe y rasga que toca como Bill Wyman, rockera enfundada en cuero y con la que sueña noche y día. Intensa donde las haya.Antes nos hemos dejado otro tema que muestra su garra, I Don't Want To Lose You, derroche del mejor power pop con la inquieta Rickembaker de Babjak, base potente y un DiNizio lastimero porque no quiere perderla.

Blood and Roses fue la canción más programada en el momento en las FM. Empieza con el bajo de Mesaros y sube la atmósfera con las ráfagas de Babjak y punteos con furia, la sempiterna voz grave de DiNizio para degustar otro de sus mejores fragmentos. "Cierro los ojos y veo sangre y rosas".

Categories: Febrero, 2018

24
Enero
2018

TEQUILA - ROCK AND ROLL (1979)

Por Javier Muñoz

TEQUILA - ROCK AND ROLL (1979)

Rompamos todas las lanzas del cuadro de Velázquez en honor de Tequila, probablemente la mejor banda del rock nacional de la segunda mitad de los 70 cuando casi todo era llanto y crujir de dientes.

Poco después llegaría la Movida nuevaolera, pero hasta entonces este grupo hispano-argentino animó el cotarro musical con canciones directas, pegadizas y bailables a base de puro R&R sin atisbo de cajas de ritmo ni sintetizadores. 

Y el más difícil todavía, se convirtieron en ídolos de quinceañeras (y quinceañeros) sin renunciar a un sonido rockero auténtico.

Los porteños Ariel Rot (guitarra) y Alejo Stivel (voz) se juntaron en 1976 con los españoles Julián Infante(guitarra), Felipe Lipe (bajo) y Manolo Iglesias (batería) para dar rienda suelta a su devoción por Chuck Berry y los Rolling Stones.

Su primer LP, Matrícula de Honor (1978), contenía temas que ya son himnos como Rock and Roll en la plaza del pueblo Necesito un trago, pero fue en el siguiente cuando explotaron con una producción propia mucho más depurada.

Comienza el show

Qué mejor título para el álbum que Rock And Roll, al igual que el comienzo: "Enchufaste la guitarra en el amplificador. Los micros encendidos, la luz ya se apagó. La gente está nerviosa y hay mucha excitación. 1-2-3 empecemos con el show".

Pues así sube el telón el espectáculo tequilero. Músicos solventes con una potente maquinaria de la base, las rítmicas de Julián, los depurados punteos de Ariel y la voz desenfadada de Alejo. Una curiosidad, el piano con mucho swing es de Juan Carlos Calderón, arreglista y productor que encumbró, entre otros, a Mocedades.

Le sigue Y yo qué sé!! , una explosión de power pop adelantado a su tiempo que en apenas dos minutos no nos da resuello. "Me dicen que estoy loco sin trabajar ni estudiar, pero yo paso de todo".

Fruto de su amistad con el también argentino y excelente cantautor, Sergio Makaroff, nos encontramos con dos estupendos cortes. 

Rock del ascensor tiene un aire funk con la batería marcada de Manolo y las guitarras imbuidas del espíritu Keith Richards, además de una divertida letra de lo que puede hacer una pareja atrapada en el elevador. 

Continuamos con una pequeña maravilla llamada Todo se mueve, evidente influencia para la nuevaola venidera, que nos envuelve con una cadencia atenuada. "El movimiento me está enloqueciendo, quisiera parar un momento para pensar y averiguar lo que siento". Preciosa.

La Cara A se cierra con Quiero besarte, una de sus más aclamadas en directo que arranca con las guitas wah wah, una subida funky bailable y Alejo enfermo por besarla… y algo más.

Matrícula de honor, que daba título al primer disco pero no se incluyó, retoma el frenético brío stoniano con guitarras y el ritmo a todo trapo. "Un día en el colegio es un muermo total" con Ariel insuperable en los punteos.

Proseguimos con una versión de otro de sus compinches argentinos, el reputado Charly GarcíaMíster Jones en una macabra historia de parricidio contada como si fuera un cuento de niños.

Hoy Quisiera estar a tu lado es el fragmento más íntimo del disco, realzado con los detalles de la exquisita Les Paul de Ariel.

No podía faltar el consabido reggae que encontramos en El barco con la bate sincopada precisamente de Julián, que también mete el órgano, y la respuesta en los punteos de Ariel, la rítmica de Alejo y el bajo presente de Lipe. 

Categories: Enero, 2018

07
Enero
2018

THE SUNDAYS - READING, WRITING AND ARITHMETIC (1990)

Por Javier Muñoz

THE SUNDAYS - READING, WRITING AND ARITHMETIC (1990)

Qué mejor manera de empezar el año que con melodías placenteras después de los excesos navideños. Ya habrá tiempo de enfurecernos, pero hasta entonces nos sumergimos en la delicadeza de Sundays.

Sólo por una obra maestra como es el tema Here's Where The Story Ends esta banda de Londres ya se merece un hueco en nuestros corazones. Contenido en su primer álbum Reading, Writing And Arithmetic, (1990), que nos depara otros fragmentos de puro goce.

Con un estilo minimalista que recuerda por momentos a los Smiths, el gran encanto de Sundays reside en la cristalina y, a menudo, frágil voz de Harriet Wheeler unida a las sublimes melodías compuestas siempre a la par con el guitarrista David Gavurin, además del sostén de la batería de Patrick Hannan y el bajo de Paul Brindley.

Triste terciopelo

"Aquí se acaba nuestra relación" nos canta desencantada Wheeler vestida de un triste terciopelo con un envoltorio rítmico acogedor y unas subidas vocales para enmarcar.

 

La percusión de Hannan y los punteos animados de Gavurin nos dirigen a otra de las maravillas del disco, Can't Be Sure, en la que el despliegue vocal de Harriet es simplemente magistral con un esclarecedor reconocimiento: "Inglaterra es mi tierra, el hogar de la libertad, pero con un clima miserable, aunque también se puede ser feliz ¿Por qué llorar?".

Harriet Wheeler también puede ser enérgica y mandona, como en I Won ("Gané la guerra y me siento orgullosa"), una de sus canciones más vivas con despliegue guitarrero de Gurvin y acompañamiento consistente del batero.

Pasamos a Hideous Towns ("Ciudades horribles que me hacen vomitar") en otra demostración de la gran conjugación de la banda entre ambientes confortables que se van enturbiando. Quizás por eso comienza con "No me preguntes por qué".

Nos sumergimos en un remanso de paz, relativo en la letra, en You're Not The Only One I Know ("No eres al único que conozco"). Enésimo ejemplo de la colosal relación entre la voz y los instrumentos con mención especial a las acústicas de Gavurin.

A Certain Someone recupera la la animosidad con destellos buenos tanto de Harriet como de Gavurin, seguida de la cadencia embriagadora de I Kicked A Boy, recuerdos de cuando de muy joven rompió con un chico. Las referencias los Smiths son evidentes, pero Sundays le dan su impronta.

Acústicas de Gavurin y la melosa Wheeler nos lleva a su mejor hora, My Finest Hour, a la que sucede la no menos agradable Joy con desarrollo festivo. 

Por el camino nos dejamos la que abre el disco, Skin & Bones, carnal de piel y huesos y esos rebujitos memorables de Wheeler.

Categories: Enero, 2018

<<  12 13 14 15 16 [1718 19 20 21  >>  

Mas discos

'Here Comes the Night', la noche luminosa de Them

  El fallecimiento de Alan Henderson, bajista de la formación original de Them, es una triste excusa, pero excusa al fin y al cabo, para profesar una vez más nuestra admiración incondicional por esta...

Leer más

Mid Century Modern - Billy Bragg no quiere ser un vejestorio modernoMid Century Modern - Billy Bragg no quiere ser un vejestorio moderno

Mid Century Modern - Billy Bragg no quiere ser un vejestorio moderno

En "The Miilion Things That Never Happened", su nuevo álbum, Billy Bragg se presenta con un tono distinto: la acústica toma el mando y la melancolía domina un disco sobre el que planean las pérdidas emocionales...

Leer más

Cuento de Navidad IX - Lennon y el fin de la guerraCuento de Navidad IX - Lennon y el fin de la guerra

Cuento de Navidad IX - Lennon y el fin de la guerra

Hace unos pocos días se cumplieron 40 años de la muerte, asesinado en Nueva York, de John Lennon. Acababa de publicar "Double Fantasy", el disco con el que ponía fin a 5 años de silencio y recuperaba el...

Leer más

Cooper y los viernes sin colorCooper y los viernes sin color

Cooper y los viernes sin color

Viernes, viernes,  aunque el cielo escupa flores no veo los colores como ayer. 

Leer más

Registro

Información del uso de cookies

Las cookies son breves informaciones que se envían y almacenan en el disco duro del ordenador del usuario a través de su navegador cuando éste se conecta a una web. Las cookies se pueden utilizar para recaudar y almacenar datos del usuario mientras está conectado para facilitarle los servicios solicitados y que en ocasiones no se suelen conservar. Las cookies pueden ser propias o de terceros.

Existen varios tipos de cookies:

  • Cookies técnicas que facilitan la navegación del usuario y la utilización de las diferentes opciones o servicios que ofrece la web como identificar la sesión, permitir el acceso a determinadas áreas, facilitar pedidos, compras, cumplimentación de formularios, inscripciones, seguridad, facilitar funcionalidades (vídeos, redes sociales, etc.).
  • Cookies de personalización que permiten al usuario acceder a los servicios según sus preferencias (idioma, navegador, configuración, etc.).
  • Cookies de análisis que permiten el análisis anónimo del comportamiento de los usuarios de la web y que permiten medir la actividad del usuario y elaborar perfiles de navegación con el objetivo de mejorar los sitios web.

Por ello, al acceder a nuestra web, en cumplimiento del artículo 22 de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información, en tratar cookies de análisis, le hemos solicitado su consentimiento para su uso. Todo ello para mejorar nuestros servicios. Utilizamos Google Analytics para recopilar información estadística anónima, como por ejemplo el número de visitantes a nuestra web. Las cookies añadidas por Google Analytics se rigen por las políticas de privacidad de Google Analytics. Si usted lo desea puede desactivar las cookies de Google Analytics.

De todos modos, le informamos que puede activar o desactivar estas cookies siguiendo las instrucciones de su navegador de Internet.