Joy Division - Unknown Pleasure: cuarenta años de magia sombría

Joy Division tuvieron una repercusión limitada en su corta existencia, pero el abismal magnetismo de su obra y el suicidio de su cantante y letrista, Ian Curtis, no han dejado de generar literatura, cine, diseño y, por supuesto, música, hasta convertir a la banda de Manchester en un icono absoluto.

Se han cumplido 40 años de "Unknown Pleasure", el primer álbum de Joy Division y el único que publicaron en activo, y para celebrarlo, además de una edición discográfica especial -vinilo rojo rubí y portada alternativa- y otras fruslerías, lugares emblemáticos de Manchester se decoraron el 15 de junio con la imagen de la portada del álbum diseñada por Peter Saville.
 
El plato fuerte de la conmemoración es, sin embargo, la grabación de vídeos, cada uno dirigido por un director distinto, para las diez canciones del álbum. El primero compartido por la banda ha sido el de "I Remember Nothing", firmado por los directores islandeses Helgi y Hörður y en él actúa Breki Samper, quien participa en la serie Chernobyl -qué bien le habría sentado Joy Division a su banda sonora-. Los otros vídeos serán protagonistas de una presentación en Londres, que podrá seguirse en streaming el 21 de junio.

Misterio y leyenda

Todo en Joy Division era oscuro y misterioso y rodeaba al grupo de un aura mítica: el nombre, una aparente declaración de optimismo que en realidad se refiere a los grupos de mujeres tratadas como esclavas sexuales por los nazis, retratados en "House of Dolls"; la enigmática sucesión de líneas irregulares que ilustra la portada de "Unknown Pleasure", que fue tomada por el grupo de una enciclopedia de astronomía y con el tiempo se ha convertido en icono artístico y comercial; las bellas fotografías en blanco y negro de Kevin Cummis y Anton Corbijn; el apocalipsis industrial de los paisajes de Salford, el barrio de Manchester donde vivían; la danza extraña de Ian Curtis; la genialidad rompedora y enajenada del productor Maritn Hannett, arquitecto de su sonido...

Joy Division se formaron después de un concierto de los Sex Pistols en Mánchester. Así que al principio el punk era alimento principal de su dieta y eso es básicamente lo que suena en su primer EP, "An Ideal For Living", grabado poco después de dejar de llamarse Warsaw.

Sin embargo, para cuando llegó a las tiendas "Unknown Pleasure" un año después, la furia beligerante del punk se había convertido en rabia existencial e introspectiva, envuelta todavía en guitarras crudas, pero ahora también en sintetizadores y ritmos industriales, sobre los que se proyectaba la sombra espectral de la voz y los textos de Ian Curtis.

Un sonido denso, asfixiante, y a la vez magnético y turbador, como medio para internarse en el abismo de la existencia: incomunicación, aislamiento, depresión, dolor, muerte... No era el usual paseo rockero por la imaginería de las tinieblas: eran las tinieblas mismas. Ni "attrezzo", ni maquillaje, ni pinturas negras, ni gesticulación. Solo cuatro tipos bien vestidos y sus historias desoladas de alienación urbana y angustia vital.

Ian Curtis no impostaba, cantaba sobre sí mismo. A veces sin saberlo. En "She Lost Control" narra la crisis epiléptica de una chica que presenció cuando trabajaba en los servicios sociales. Luego supo que la chica murió a causa de un ataque y, finalmente, él mismo fue diagnosticado con la enfermedad. No mucho después empezó a sufrir las convulsiones en el escenario, que a menudo se confundían con la extraña danza que había patentado.

El sonido con relieve

"Disorder", la canción que abre "Unknown Pleasures", presenta uno a uno los elementos del sonido de Joy Division: a la entrada de la batería con ecos mecánicos de Stephen Morris sigue la punzante línea de bajo de Peter Hook, que ya no abandona el primer plano; después el riff de guitarra repetitivo y metálico de Bernard Albrecht da paso a la voz de Curtis: "He estado esperando que un guía venga y me tome de la mano / ¿Podrían estas sensaciones hacerme sentir los placeres de un hombre normal?", canta,

Pero es la varita mágica de Martin Hannett, con sus experimentos digitales y sus efectos sonoros, la que lleva la música de Joy Division a una dimensión extrema. No se había oído algo igual antes. Y tampoco después, seguramente.

Gracias a la aclamación de la crítica, "Unknown Pleasure" situó a Joy Division como la banda británica de culto por excelencia. Pero fue el suicidio de Curtis en mayo de 1980 lo que elevó al grupo a la categoría de mito y disparó las ventas: "Love Will Tear Us Apart", su canción más "pegadiza", que poco antes había tenido un impacto reducido, se convirtió en éxito inmediato. El single "Atmosphere", otra de sus obras maestras y que solo se había publicado en Francia, fue reeditado después de que el locutor John Peel la eligiera para despedir a Curtis.

Tres meses después de que Curtis pusiera fin a su tormento colgándose de una cuerda en la cocina de casa llegó "Closer", el segundo álbum del grupo. A su lado, "Unknown Pleasure" era una fiesta. Desde el velatorio de la foto de la portada -Curtis había participado activamente en su diseño- al lóbrego tono de las canciones, todo en "Closer" daba testimonio del momento que vivía el cantante cuando escribió las letras, aunque nadie pareció advertirlo a tiempo: la enfermedad, el divorcio y la paternidad, la infidelidad y la culpa, la depresión.

Estos elementos se convirtieron en alimento inagotable para biografías, películas, análisis, teorías y cotilleos de todo orden, que escudriñan al personaje y al grupo desde todos los ángulos posibles, incluso en nuestros días. La última y reciente aportación es "This Searing Light, The Sun And Everything Else: Joy Division - The Oral History", escrita por el periodista Jon Savage

Con la muerte de Curtis los otros tres miembros de Joy Division formaron New Order, que encontrarían pronto el éxito de la mano de una propuesta hedonista y bailable. En los años siguientes continuó puntual la edición de recopilatorios y grabaciones inéditas de Joy Division -"Still", "Substance", !Warsaw", "Peel Sessions", "Permanent"...- mientras su sombría huella se hacía cada vez más evidente lejos de los confines del post-punk, del que ellos habían sido principal vértice.

Tony Willson, el capo de Factory, el sello que fichó a Joy Division y que luego promovió el nacimiento de la escena de Mánchester, resumía en 2007: "El punk te permitió decir 'jódete', pero no pudo ir más lejos. Era una sola y venenosa frase de enojo de dos sílabas. Tarde o temprano, alguien iba a decir más; alguien iba a querer decir: 'Estoy jodido'".
Ese alguien era Joy Division.

Miradas

  • Walker Evans

    Las cámaras poco a poco se fueron convirtiendo en algo pequeño y manejable. Evans (1903-1975) fue de los primeros en descubrir el potencial que tenían para captar imágenes cotidianas.

    Leer más

  • Hippolythe Bayard

    Fue uno de los padres de la fotografía, no llegó a ser tan conocido como Daguerre, Talbot o Niepce, y sus contribuciones no convencieron al gobierno francés para que siguiese el camino de sus investigaciones. Organizó la primera exposición fotográfica de la historia, para ayudar a las víctimas de un terremoto en la isla de la Martinica, en junio de 1839, año de la difusión del daguerrotipo.

    Leer más

  • Eugene Atget

    Encumbrado por los surrealistas, Eugene Atget (1857-1927) hizo miles de fotografías de personajes y situaciones cotidianas de las calles de París. Su facilidad para encontrar los objetos de sus imágenes le perfilan como uno de los grandes de la fotografía del siglo XX.

    Leer más

  • Silvia Plachy

    La fotografa, de origen húngaro afincada en Estados Unidos, personaje imprescindible en el panorama fotográfico americano, ha colaborado con publicaciones como The New Yorker, Newsweek, Wired, Vogue, Village Voice, Life o The New York Times y su obra está

    Leer más

  • Jaime Ibarra

    Ser hispano-australiano suena muy exótico y si le añadimos la profesión de guitarrista de flamenco y la de diseñador de páginas web al menos se despierta la curiosidad. Pero si por casualidad, caemos en su página web y vemos sus fotografiías, lo que se despierta es el lado del cerebro que aprecia la belleza, el glamour y la sensualidad.

    Leer más

  • Ken Rosenthal

    Acercarnos a la obra de Ken Rosenthal significa abrir la mente a un mundo que va más allá de nuestros ojos. Salir de nuestro tiempo y espacio e introducirnos con un vuelo fugaz en lo más profundo del pensamiento: allí donde habitan nuestros fantasmas.

    Leer más

  • Margaret Bourke-White

    Margaret Bourke-White (1904-1971) fue la primera fotógrafa occidental a la que se le permitió fotografiar la industria soviética y la primera mujer fotógrafa que trabajó para la revista Life.

    Leer más

  • Sabine Finkenauer, la pintura cotidiana

    La obra de Sabine Finkenauer, artista alemana (Rockenhausen, 1961) afincada en Barcelona desde 1993, representa una visión madura de la infancia, con una iconografía elemental que parte del abstracto para llegar a la representación metafórica de la niña que lleva dentro.

    Leer más

  • George Dubose

    Llegó a New York en plena eclosión punk y se convirtió en fotógrafo de numerosos grupos - Ramones, B'52, Fleshtones - del underground neoyorquino, para seguir con la new wave y llegar hasta el hip hop.

    Leer más

  • Manuel Vilariño

    El artista con sus fotografías de técnica realista, pero simbolismo profundo de lo vivo y lo muerto, de la realidad a la fantasía, camina por espacios unas veces angustiosos y otras simplemente amenos.

    Leer más

  • Eugenio Recuenco

    Probablemente hayas visto muchas fotos suyas y ni te hayas enterado. Y eso no es lo peor, casi seguro que has visto a una modelo guapetona con un vestido muy caro y ni te has fijado que la foto era algo más que una foto publicitaria.

    Leer más

  • Héctor Sos, narraciones de luz

    Después de su última exposición, My Love is not dead, con la que participó junto a la Galería Cànem en Arco, Héctor Sos, artista castellonense de amplia trayectoria, se confirma como un autor que llega a la gente joven.

    Leer más

  • La superposición del arte de Carlos Sánchez Alonso

    Dejarse llevar a épocas anteriores por un autor contemporáneo que hace arte de nuestros días parece una contradicción. Pero en la obra de Carlos Sánchez Alonso hay algo que llama a los espíritus del pasado como si de un conjuro se tratara.

    Leer más

Buffalo Tom reabre su casaBuffalo Tom reabre su casa

Buffalo Tom reabre su casa

  Seis discos en sus primeros nueve años y solo tres en los veinte siguientes: así de irregular ha sido el ritmo narrativo de Buffalo Tom, la banda de Boston que vivió su momento más dulce en la década...

Leer más

Superchunk: el último, que desenchufe los amplificadoresSuperchunk: el último, que desenchufe los amplificadores

Superchunk: el último, que desenchufe los amplificadores

"El último en salir, que desenchufe los amplificadores" Así comienza la conversación entre los dos últimos habitantes de un planeta ardiente y moribundo, destruido por la contaminación, en "Our Work is...

Leer más

Titus Andronicus - (I Blame) Society:  la furia está de vueltaTitus Andronicus - (I Blame) Society:  la furia está de vuelta

Titus Andronicus - (I Blame) Society: la furia está de vuelta

Si a Titus Andronicus le quitas a Patrick Sickles rompiéndose la garganta en cada sílaba, escupiendo cada palabra con una pasión enloquecida, tendríamos un grupo de rock todavía formidable, pero relativamente...

Leer más

An Air Conditioned Man - Rolling Blackouts: guitarras afiladas y desilusiones vitalesAn Air Conditioned Man - Rolling Blackouts: guitarras afiladas y desilusiones vitales

An Air Conditioned Man - Rolling Blackouts: guitarras afiladas y desilusiones vitales

Rolling Blackouts Coastal Fever fueron una de las sensaciones del rock de guitarras de 2018, al menos en lo que se refiere a ocupar plaza en las listas de lo mejor del año con "Hope Downs" y a conseguir...

Leer más

Registro

Información del uso de cookies

Las cookies son breves informaciones que se envían y almacenan en el disco duro del ordenador del usuario a través de su navegador cuando éste se conecta a una web. Las cookies se pueden utilizar para recaudar y almacenar datos del usuario mientras está conectado para facilitarle los servicios solicitados y que en ocasiones no se suelen conservar. Las cookies pueden ser propias o de terceros.

Existen varios tipos de cookies:

  • Cookies técnicas que facilitan la navegación del usuario y la utilización de las diferentes opciones o servicios que ofrece la web como identificar la sesión, permitir el acceso a determinadas áreas, facilitar pedidos, compras, cumplimentación de formularios, inscripciones, seguridad, facilitar funcionalidades (vídeos, redes sociales, etc.).
  • Cookies de personalización que permiten al usuario acceder a los servicios según sus preferencias (idioma, navegador, configuración, etc.).
  • Cookies de análisis que permiten el análisis anónimo del comportamiento de los usuarios de la web y que permiten medir la actividad del usuario y elaborar perfiles de navegación con el objetivo de mejorar los sitios web.

Por ello, al acceder a nuestra web, en cumplimiento del artículo 22 de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información, en tratar cookies de análisis, le hemos solicitado su consentimiento para su uso. Todo ello para mejorar nuestros servicios. Utilizamos Google Analytics para recopilar información estadística anónima, como por ejemplo el número de visitantes a nuestra web. Las cookies añadidas por Google Analytics se rigen por las políticas de privacidad de Google Analytics. Si usted lo desea puede desactivar las cookies de Google Analytics.

De todos modos, le informamos que puede activar o desactivar estas cookies siguiendo las instrucciones de su navegador de Internet.