Locura por Patsy Cline

Loca total. Crazy. Crazy como ninguna. Crazy como todas. Una loca de la música. Con una voz capaz de volverte loca. Así era Patsy Cline.

Le gustaba llamarse Virgina Patterson pero tuvo que llamarse Patsy. También le gustaba el country, pero tuvo que suavizar sus canciones con arreglos más comerciales. Prefería actuar con típica ropa vaquera, pero a menudo le pedían que llevase incómodos vestidos de fiesta. Le gustaba vivir sin freno pero murió en accidente de avión nada más cumplir la treintena. Una de las voces más hermosas de la historia de la música se apagó hace ahora 56 años, un 5 de marzo de 1963, contra el suelo de un bosque de Tennessee.

En su corta carrera profesional de apenas seis años (1957-1963) Cline revolucionó la escena del country como ninguna otra mujer lo había hecho antes ni lo haría después. Y alcanzó una de las cumbres melódicas de todos los tiempos, de todos los géneros, de todos los mundos posibles, cuando grabó en 1961 la ya para siempre clásica 'Crazy', un tema compuesto por Willie Nelson y que estaba destinado al cantante Billy Walker.

El tejano consideró que esa letra que describía de forma desgarrada una incontrolable locura de amor "era una canción de mujeres" y se negó a grabarla. Qué bien. El propio Nelson, sin saber qué hacer con ella, la incluyó en su primer disco.

Cuenta la leyenda que un día andaba Willie Nelson borracho en un bar y puso su canción en la 'jukebox'. En parecidas circunstancias estaba por allí el marido de Cline, Charlie Dick, que la escuchó y tuvo el presentimiento de que su mujer prendería una hoguera sobre cada escenario si se hacía cargo de esa composición. Un par de meses después el tema cantado por Cline estaba en el mercado.

'Crazy' ha sido interpretada por docenas de cantantes. Pero solo la voz inigualable de la virginiana la convirtió en una obra suprema. Para ser consciente de la exigencia vocal de la canción solo hay que hacer, preferentemente a solas, el humilde intento de cantarla. Es imposible lograrlo sin caer en el ridículo. No está al alcance de una voz normal. Patsy Cline borda cada nota. No se puede cantar mejor.

“Loca. Loca por sentirme tan sola. Estoy loca. Loca por sentirme tan triste. Sabía que me querrías mientras te apeteciese y que luego, algún día, me dejarías por alguien más. ¿Por qué me permito estar inquieta, preguntándome qué diablos hice? Estoy local por pensar que mi amor podría retenerte. Loca por intentarlo, loca por llorar y loca por quererte”. Eso es todo. No hay más que añadir.

Cuando tenía 16 años unas fiebres reumáticas le afectaron la garganta y Patsy descubrió en su voz texturas que desconocía.

A los 20 se casó con el contratista Gerald Edward Cline, del que tomó para siempre el apellido pero del que se divorció cuatro años después: ella quería cantar profesionalmente, tras demostrar sus virtudes vocales en concursos de radio, y él la prefería como ama de casa.

Luego se volvió a casar con Charlie Dick, un linotipista al que conoció en un bar y que en otro bar se topó con Willie Nelson y su 'Crazy'. Cuando se encerró en el estudio a grabarla, Patsy estaba convaleciente de un grave accidente de coche y los daños en las costillas le impedían dar las notas altas. Se fue unos días a casa y tras un breve periodo de reposo grabó el tema en una sola toma. De forma brillante.

El éxito de 'Crazy' se unió, superándolo, al que había tenido unos meses antes con 'I Fall to Pieces', tema de Hank Crochan y Harlan Howard que también había sido rechazado por un hombre, Roy Drusky. Otro vaquero asustado de mostrar sentimientos propios de mujeres.

Patsy Cline no distinguió entre sexos cuando se trataba de sentimientos o actitudes. Compartió bares y juergas con los hombres, sin miedo a que su reputación quedara manchada. Ante el micrófono aceptaba ofrecer una imagen glamurosa, pero luego le gustaba poner las botas encima de la mesa.

Fue la primera cantante que exigió ser pagada como los hombres: por adelantado, antes de actuar. Extremadamente generosa, empleaba parte de sus ganancias en cubrir la manutención de otras jóvenes mujeres que querían abrirse paso en la escena del country. Se hizo amiga íntima, hasta el punto de compartir techo, de algunas de sus fans. Llegó a cobrar 1.000 dólares por concierto, pero el dinero y la fama no la alejaron de su gente.

Se dice que predijo su propia muerte, que habló de ella en público como si fuera algo inminente. Mientras grababa su disco 'Sentimentally Yours' se refirió a él como "el último". Había encargado a unos amigos el cuidado de sus dos hijos en caso de que a ella le sucediese algo. Pensaba que su día estaba escrito.

Pese a todos esos temores, el 5 de marzo de 1963, con un tiempo horrible, dos días después de ofrecer tres conciertos benéficos en Kansas City, se subió a una avioneta privada pilotada por su mánager. Randy Hughes no tenía conocimientos para emplear los instrumentos de vuelo en condiciones de pérdida de visibilidad. Incapaz de encontrar su ruta entre las nubes y la lluvia, la nave se estrelló a 140 km de Nashville, su destino, a las seis y veinte de la tarde. Esa hora marcaba el reloj de pulsera de Cline que se halló en la escena del siniestro.

La última canción que grabó y la última que cantó en aquella actuación en Kansas fue ‘I´ll Sail My Ship Alone’

Cuatro años antes, el 3 de febrero de 1959, habían muerto también en accidente de avión Buddy Holly, Ritchie Valens y Big Bopper. "El día que murió la música", se dijo. Una imagen muy bonita pero falsa, porque la música no se muere. Tampoco la de Patsy Cline. Una loca que levantó la voz por todas las locas. Por las que lloran con una canción y por las que se suben al primer avión que pasa.

 

Miradas

  • Walker Evans

    Las cámaras poco a poco se fueron convirtiendo en algo pequeño y manejable. Evans (1903-1975) fue de los primeros en descubrir el potencial que tenían para captar imágenes cotidianas.

    Leer más

  • Hippolythe Bayard

    Fue uno de los padres de la fotografía, no llegó a ser tan conocido como Daguerre, Talbot o Niepce, y sus contribuciones no convencieron al gobierno francés para que siguiese el camino de sus investigaciones. Organizó la primera exposición fotográfica de la historia, para ayudar a las víctimas de un terremoto en la isla de la Martinica, en junio de 1839, año de la difusión del daguerrotipo.

    Leer más

  • Eugene Atget

    Encumbrado por los surrealistas, Eugene Atget (1857-1927) hizo miles de fotografías de personajes y situaciones cotidianas de las calles de París. Su facilidad para encontrar los objetos de sus imágenes le perfilan como uno de los grandes de la fotografía del siglo XX.

    Leer más

  • Silvia Plachy

    La fotografa, de origen húngaro afincada en Estados Unidos, personaje imprescindible en el panorama fotográfico americano, ha colaborado con publicaciones como The New Yorker, Newsweek, Wired, Vogue, Village Voice, Life o The New York Times y su obra está

    Leer más

  • Jaime Ibarra

    Ser hispano-australiano suena muy exótico y si le añadimos la profesión de guitarrista de flamenco y la de diseñador de páginas web al menos se despierta la curiosidad. Pero si por casualidad, caemos en su página web y vemos sus fotografiías, lo que se despierta es el lado del cerebro que aprecia la belleza, el glamour y la sensualidad.

    Leer más

  • Ken Rosenthal

    Acercarnos a la obra de Ken Rosenthal significa abrir la mente a un mundo que va más allá de nuestros ojos. Salir de nuestro tiempo y espacio e introducirnos con un vuelo fugaz en lo más profundo del pensamiento: allí donde habitan nuestros fantasmas.

    Leer más

  • Margaret Bourke-White

    Margaret Bourke-White (1904-1971) fue la primera fotógrafa occidental a la que se le permitió fotografiar la industria soviética y la primera mujer fotógrafa que trabajó para la revista Life.

    Leer más

  • Sabine Finkenauer, la pintura cotidiana

    La obra de Sabine Finkenauer, artista alemana (Rockenhausen, 1961) afincada en Barcelona desde 1993, representa una visión madura de la infancia, con una iconografía elemental que parte del abstracto para llegar a la representación metafórica de la niña que lleva dentro.

    Leer más

  • George Dubose

    Llegó a New York en plena eclosión punk y se convirtió en fotógrafo de numerosos grupos - Ramones, B'52, Fleshtones - del underground neoyorquino, para seguir con la new wave y llegar hasta el hip hop.

    Leer más

  • Manuel Vilariño

    El artista con sus fotografías de técnica realista, pero simbolismo profundo de lo vivo y lo muerto, de la realidad a la fantasía, camina por espacios unas veces angustiosos y otras simplemente amenos.

    Leer más

  • Eugenio Recuenco

    Probablemente hayas visto muchas fotos suyas y ni te hayas enterado. Y eso no es lo peor, casi seguro que has visto a una modelo guapetona con un vestido muy caro y ni te has fijado que la foto era algo más que una foto publicitaria.

    Leer más

  • Héctor Sos, narraciones de luz

    Después de su última exposición, My Love is not dead, con la que participó junto a la Galería Cànem en Arco, Héctor Sos, artista castellonense de amplia trayectoria, se confirma como un autor que llega a la gente joven.

    Leer más

  • La superposición del arte de Carlos Sánchez Alonso

    Dejarse llevar a épocas anteriores por un autor contemporáneo que hace arte de nuestros días parece una contradicción. Pero en la obra de Carlos Sánchez Alonso hay algo que llama a los espíritus del pasado como si de un conjuro se tratara.

    Leer más

Buffalo Tom reabre su casaBuffalo Tom reabre su casa

Buffalo Tom reabre su casa

  Seis discos en sus primeros nueve años y solo tres en los veinte siguientes: así de irregular ha sido el ritmo narrativo de Buffalo Tom, la banda de Boston que vivió su momento más dulce en la década...

Leer más

Superchunk: el último, que desenchufe los amplificadoresSuperchunk: el último, que desenchufe los amplificadores

Superchunk: el último, que desenchufe los amplificadores

"El último en salir, que desenchufe los amplificadores" Así comienza la conversación entre los dos últimos habitantes de un planeta ardiente y moribundo, destruido por la contaminación, en "Our Work is...

Leer más

Titus Andronicus - (I Blame) Society:  la furia está de vueltaTitus Andronicus - (I Blame) Society:  la furia está de vuelta

Titus Andronicus - (I Blame) Society: la furia está de vuelta

Si a Titus Andronicus le quitas a Patrick Sickles rompiéndose la garganta en cada sílaba, escupiendo cada palabra con una pasión enloquecida, tendríamos un grupo de rock todavía formidable, pero relativamente...

Leer más

An Air Conditioned Man - Rolling Blackouts: guitarras afiladas y desilusiones vitalesAn Air Conditioned Man - Rolling Blackouts: guitarras afiladas y desilusiones vitales

An Air Conditioned Man - Rolling Blackouts: guitarras afiladas y desilusiones vitales

Rolling Blackouts Coastal Fever fueron una de las sensaciones del rock de guitarras de 2018, al menos en lo que se refiere a ocupar plaza en las listas de lo mejor del año con "Hope Downs" y a conseguir...

Leer más

Registro

Información del uso de cookies

Las cookies son breves informaciones que se envían y almacenan en el disco duro del ordenador del usuario a través de su navegador cuando éste se conecta a una web. Las cookies se pueden utilizar para recaudar y almacenar datos del usuario mientras está conectado para facilitarle los servicios solicitados y que en ocasiones no se suelen conservar. Las cookies pueden ser propias o de terceros.

Existen varios tipos de cookies:

  • Cookies técnicas que facilitan la navegación del usuario y la utilización de las diferentes opciones o servicios que ofrece la web como identificar la sesión, permitir el acceso a determinadas áreas, facilitar pedidos, compras, cumplimentación de formularios, inscripciones, seguridad, facilitar funcionalidades (vídeos, redes sociales, etc.).
  • Cookies de personalización que permiten al usuario acceder a los servicios según sus preferencias (idioma, navegador, configuración, etc.).
  • Cookies de análisis que permiten el análisis anónimo del comportamiento de los usuarios de la web y que permiten medir la actividad del usuario y elaborar perfiles de navegación con el objetivo de mejorar los sitios web.

Por ello, al acceder a nuestra web, en cumplimiento del artículo 22 de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información, en tratar cookies de análisis, le hemos solicitado su consentimiento para su uso. Todo ello para mejorar nuestros servicios. Utilizamos Google Analytics para recopilar información estadística anónima, como por ejemplo el número de visitantes a nuestra web. Las cookies añadidas por Google Analytics se rigen por las políticas de privacidad de Google Analytics. Si usted lo desea puede desactivar las cookies de Google Analytics.

De todos modos, le informamos que puede activar o desactivar estas cookies siguiendo las instrucciones de su navegador de Internet.