15
Abril
2016

Una décima de segundo

En el año 1979 Madrid todavía vivía en blanco y negro. El punk y la new wave nos habían pillado discutiendo de política y el rockola aún era una discoteca de capa caida en la calle Padre Xifré. No existía la brecha digital, pero sí había un enorme descampado entre las torres blancas, que como es conocido nunca fueron blancas, y los siguientes barrios de Canillejas,Pegaso y la Piovera. En el último, entre chalet y chalet, estaba el motel Osuna, con una discoteca tan de capa caida como la otra, poca vida comercial y ninguna cultural o musical, pero por allí trasteaba Antonio Vega. En los dos primeros, con la misma poca tradición musical, paseaban flequillo Victor Aparicio y el Porras. La actividad cultural solo saltaba ese descampado montada en radio Juventud y lo más parecido a un fanzine eran los calendarios de chicas desnudas de las fruterías, que artísticas no eran mucho, pero al sector masculino del barrio nos alegraban la vista.

El acontecimiento anual más importante eran las fiestas y dentro de éstas la tómbola y los coches de choque. De la verbena solo nos molaba paquito el chocolatero para hacer un poco el cafre. Ir a los coches de choque era un deporte de riesgo para los oidos y para la integridad física. Lo primero porque oir las rumbas talegueras de los Chichos a un volumen atronador marca para toda la vida. Lo segundo por los quinquis. Su principal ocupación, mucho antes de volverse actores, atracadores y yonkis, era ser ayudantes en las pistas de los coches de choque. El problema es que tanto ellos, como sus amigos, solían ser los que originaban las broncas y peleas que había con frecuencia. Y los "julais", que eramos el resto, teníamos que andar avispados para no meternos en líos. En aquellos días pre-movida madrileña, los que triunfaban en los medios de comunicación, pero no por sus éxitos musicales, eran personajes como el Kung Fu, que con sus pies descalzos y su cara desfigurada daba un poco más de miedo que el resto y, una décima de segundo, fue lo que tardó mi amigo Carlos en meter la ficha en el coche de choque cuando el Kung Fu se acercó a robársela. Es la última, lo siento.

Una décima de segundo se publicó en formato maxi-single en 1984.(DRO)

Categories: 2016, Abril

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.

"Love me or leave me": una última ronda por Nina Simone

Los homenajes póstumos son como esa última copa que te ofrece el camarero cuando ya no te tienes en pie: no puedes disfrutarla, pero mucho menos rechazarla.

Leer más

'Sure', los guitarrazos dulces de Hatchie   'Sure', los guitarrazos dulces de Hatchie

'Sure', los guitarrazos dulces de Hatchie

Que levante la mano quien piense que hay pocas sensaciones más agradables que descubrir una canción de un artista cuya existencia desconocías y saber, de inmediato, que se incorporará a la banda sonora...

Leer más

Now - The Plimsouls: Power Pop eres túNow - The Plimsouls: Power Pop eres tú

Now - The Plimsouls: Power Pop eres tú

¿Qué es power pop?, dices mientras clavas tus melodías infalibles en mis tímpanos. Power pop... eres tú.

Leer más

Human Living Girl - The Regrettes: mujeres realesHuman Living Girl - The Regrettes: mujeres reales

Human Living Girl - The Regrettes: mujeres reales

Tengo granos en la cara / Y grasa en el pelo  Piernas con sarpullido / sigue adelante y fíjate Un culo llenas de estrías y pequeñas tetas y una bella barriga repleta de comida

Leer más

Registro

Información del uso de cookies

Las cookies son breves informaciones que se envían y almacenan en el disco duro del ordenador del usuario a través de su navegador cuando éste se conecta a una web. Las cookies se pueden utilizar para recaudar y almacenar datos del usuario mientras está conectado para facilitarle los servicios solicitados y que en ocasiones no se suelen conservar. Las cookies pueden ser propias o de terceros.

Existen varios tipos de cookies:

  • Cookies técnicas que facilitan la navegación del usuario y la utilización de las diferentes opciones o servicios que ofrece la web como identificar la sesión, permitir el acceso a determinadas áreas, facilitar pedidos, compras, cumplimentación de formularios, inscripciones, seguridad, facilitar funcionalidades (vídeos, redes sociales, etc.).
  • Cookies de personalización que permiten al usuario acceder a los servicios según sus preferencias (idioma, navegador, configuración, etc.).
  • Cookies de análisis que permiten el análisis anónimo del comportamiento de los usuarios de la web y que permiten medir la actividad del usuario y elaborar perfiles de navegación con el objetivo de mejorar los sitios web.

Por ello, al acceder a nuestra web, en cumplimiento del artículo 22 de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información, en tratar cookies de análisis, le hemos solicitado su consentimiento para su uso. Todo ello para mejorar nuestros servicios. Utilizamos Google Analytics para recopilar información estadística anónima, como por ejemplo el número de visitantes a nuestra web. Las cookies añadidas por Google Analytics se rigen por las políticas de privacidad de Google Analytics. Si usted lo desea puede desactivar las cookies de Google Analytics.

De todos modos, le informamos que puede activar o desactivar estas cookies siguiendo las instrucciones de su navegador de Internet.