• Inicio
  • Deslumbrado por el flash
20
Mayo
2018

The Connection: "Wish you success"

Joaquín "Rock and Roll Circus" López

The Connection:

Un artefacto que se enciende con una mecha  tan incendiaria como "You know" solo sirve para avisarte de la gran detonación que se avecina. Y es que lo último de esta experimentada banda de New England  no puede ser más conmovedor.

Si todos y cada uno de sus anteriores esfuerzos ya les señalaban como una de las mejores formaciones de PURO POP DE GUITARRAS a nivel mundial, este "Wish you success" es la confirmación definitiva de dicho status.

Articulando un repertorio que fluye poderoso y elegante sin un segundo de relleno o altibajo.  La producción es un espectáculo de seda y platino con esas remezclas en instrumentos y vocales que realzan hasta el infinito canciones que hacen giños continuos a Beatles, Byrds, Searchers, Bobby Fuller, Ramones, Paul Collin's Beat o  Eddie & the Hot Rods... 

Hasta ramalazos de cow/punk se disfrazan en sutiles arreglos para guitarras de twang escuela Dave Edmunds/Nick Lowe. El bueno de Kurt Baker, buen amigo de los Connection, seguro que habría querido dejar su impronta en cualquier recodo de este maravilloso proyecto. ¿Candidato a mejor álbum del año, sección Power Pop?. Dalo por hecho, aunque se me antoja que se debería cobijar bajo la etiqueta de puro y simple ROCK'N'ROLL.

Permítaseme  reflejar un ligero fallo en la secuenciación del tracking: no se puede colocar bajo ningún motivo una barbaridad como "Checking" como segundo corte en el listado final de ningún disco. O lo abre o lo cierra. No hay tu tía.

Si Mr. Cyril Jordan tiene la oportunidad de escuchar la susodicha "cancioncilla" seguro que, primero sonreiría, después levantaría los dos pulgares como señal de aprobación y seguidamente presentaría la más irrevocable de las dimisiones.

Con un riff  de acústica y redoble de batería como mini intro, seguido por otro ENORME acorde de guitarra eléctrica deudor del "Shake some action", la pareja Brad Marino/Geoff Palmer fabrican magia y melodía para la eternidad durante tres minutos y catorce segundos. "Checkin" es un clásico de principio a fin que me atrapa y emociona sin remisión cada vez que lo escucho.

Dados los tiempos que corren con engendros eurovisivos ocupándolo todo, factores X inconfesables e inmundicias de mal gusto sonando a tutti plen,  es verdaderamente milagrosa la existencia de discos y canciones tan hermosas como estas. Sumérgete en el underground, disfruta  con ellas y ten mucho cuidado al salir. Lo que te espera arriba da bastante asco y muuuucho miedo. ¡Aupa The Connection  y aupa Atleti!

Categories: 2018

11
Abril
2018

Aitor Ochoa & Mad Mules: "This words will die before the morning"

Joaquín "Rock and Roll Circus" López

Aitor Ochoa & Mad Mules:
Juro por lo más sagrado que se me pueda ocurrir, que si no supiera de antemano del origen geográfico de esta formidable colección  de canciones, uno habría afirmado sin dudar que su procedencia podría ser cualquier estudio perdido en los suburbios de Austin, Detroit, Perth o Melbourne.
 
Pero no, los responsables de esta bendita burrada patria titulada "Todas estas palabras morirán con el amanecer" proceden de la cercana Cantabria y sus guitarras han sido afinadas/afiladas por paisanos con apellidos tan autóctonos como Ochoa, González o Ibáñez.
 
La mente maestra del proyecto es Aitor Ochoa, compositor, cantante y guitarrista. En su curricúlum  están militancias en Soul Getapo y Los Tupper o como colaborador patrio en las aventuras transoceánicas del canguro eléctrico Johnny Casino. Ahí es nada.
 
Pues bien, el bueno de Aitor y sus  compinches de La Mula Loca, pueden decir bien alto y bien fuerte que si nadie lo remedia de aquí a fin de año, y aunque estemos en los albores de la primavera, su álbum es, desde ya, serio aspirante a mejor LP de Rock'n'Roll del 2018. Ya sea en el apartado nacional o internacional. 
 
¿Que exagero un pelo?. Para nada. Desde el  primero hasta el último de sus acordes, todo en "All this words..." es un inmenso tratado de voltaje, emociones, melodías, baladones, nocturnidad, alevosía, estribillos, guitarras cósmicas y kamikazes. Y sobrevolando todo un supremo buen gusto por el buen y clásico Americana/Rock'n'Roll.
 
 
Ni una canción floja y delicatessen musicales por doquier, dignas de Dom Mariani, Crazy Horse, Alejandro Escovedo, Rich Hopkins o Chuck Prophet. Cumbres sónicas donde cada decibelio invertido tiene su porqué, su razón de ser. Hay que haber escuchado, mamado y vivido muy buenas influencias para entregar momentos como "Me & You" "How your day begins", "Stone by stone", "Nothin'" o la oceánica epopeya eléctrica final que es "There's a light".
 
Pero lo que me ha noqueado sin piedad, sin remedio, es una composición venida como del mas allá y que bajo el titulo de "Mule" te agarra por la solapa, te moldea, te seduce y te escupe los mejores punteos que estos oídos han podido escuchar desde aquel genial "Old Country" de Anders Osborne hace un par de temporadas. 
 
Kramer, "Sonic" Smith, Young,  Mascis, Dick Wagner, Steve Hunter, James Williamson y Deniz Tek levantarían pulgares por este alumno aventajado llamado Aitor y por sus secuaces en Mad Mule. Corazón, dedos, cuerdas, pedales, cables, amplificador y pantalla. Y a mi me volaron los sesos. Panda de criminales.
 

Categories: 2018

18
Febrero
2018

Dane Joneshill: "Everything That Rises Must Converge"

Joaquín "Rock and Roll Circus" López

Dane Joneshill:

Trascender sin apenas dejar huella. Y sin embargo cada microscópico grano de arena es parte imprescindible del más vasto de los desiertos, de la más extensa de las playas. 

En la música siempre han existido autores que de no haber sido descubiertos por una pura y dura casualidad, yo nunca habría podido disfrutar.

Una foto, un detalle en la cubierta, una referencia en los créditos, una conexión invisible o improbable con el título genérico del álbum o con el nombre evocador de una canción. Vaya usted a saber, lo cierto es que por un simple giro del destino muchos de mis discos favoritos fueron realizados por  ilustres desconocidos, que  desde una primera escucha supieron instalarse, ya para siempre, en mi corazón.  La importancia del azar, del encuentro casual.

De cómo llegue a toparme con la música de este cantautor llamado Dane Joneshill sí tengo por seguro que fue  hace unas  pocas fechas, durante una gélida tarde de domingo en Febrero. Pululando por la red de redes y aparcando en un minoritario blog dedicado la escena americana de songwriters,

Allí, un crítico desconocido, pero con innegable acierto y buen gusto, reseñaba elogiosamente la edición limitada en CD de "Everything That Rises Must Converge". Todo lo que crece tiende a converger. Enigma y filosofía.

Además, se incluía también una canción relacionada con el álbum. Pero "mamma mía", que burrada de CANCIÓN. Se titulaba "Long Way Around" y supo atraparme al instante. Allí había clase y oficio, texto y melodía, sentimiento y ejecución. Una canción sencillamente portentosa. Billy Joel, Randy Newman, Dylan, Elton John y  Ryan Adams, John FullbrightDavid Ramirez. Juntos, pero no revueltos. Una autentica maravilla de composición, con inspiradísimo coro gospel final.

La imperiosa necesidad de acudir al álbum completo me convenció, tras su escucha, de que su responsable tenía que ser destacado en esta columna como el talentoso músico que realmente es. Nativo de Alaska, aunque residente actual en Nebraska, Dane Joneshill declara en su página web oficial que el disco se nutre de historias y personajes normales, vulgares, ordinarios.

Las letras tratan sobre las vidas corrientes que vivimos y las muertes diarias que morimos. Y sobre la belleza y la decepción inapelables que habitan en ellas. Todo bajo el agridulce tamiz de la tristeza, de la enfermedad, del compromiso y las adicciones. Porque  incluso en nuestros momentos más felices suele aparecer el rastro de la melancolía.

El autor se interesa ante todo por aquellos a los que a pesar de sus desgracias e infortunio, aún albergan  dosis inquebrantables de esfuerzo y de fe en un futuro un poquito mejor, con las que afrontar la mas dura y tozuda de las realidades. Los cánticos de victoria de los ganadores pueden ser fabricados por otros artistas. A Dane Joneshill solo le importan las plegarias susurradas entre dientes por los perdedores. Para su música y su poesía ellos son los importantes, pues le confirman con su actitud que, aún en los momentos más duros, sabrán sacar fuerzas de flaqueza para poder seguir amando, viviendo y aguantando el tirón.

No es este un álbum divertido para nada; pero rezuma honestidad, verdad y esperanza en todas y cada una de sus sublimes canciones. "Everything That Rises Must Converge" es un puzzle emocional, un tratado actual, clásico y magistral en lo que al Americana y Folk de cantautor se refiere. En su minoritario apartado todo un fortuito y sensacional descubrimiento.

Categories: 2018, Febrero

25
Enero
2018

Heartache State: "The Last of the Buffalo"

Joaquín "Rock and Roll Circus" López

Heartache State:
Me encanta ver el desolador panorama que todos los cierres de año plantean esos listados que pretenden seleccionar lo mejor de la cosecha musical recolectada durante el susodicho ejercicio.
 
Y es que el talento y las intenciones de los responsables de las susodichas listas, a veces no es ni siquiera digno del menor de los respetos, aunque ya se que esta afirmación sea de lo más políticamente incorrecta.
 
Pero desde ya mantengo que el fin de la civilización occidental se me aparece a pasos agigantados y no solo por la inestimable presencia de Mr. Trump y su contrapunto norcoreano, sino por la inquietante adicción tecnológica y el extravagante gusto y sensibilidad musicales a las que las jóvenes generaciones parecen abocadas. ¿Alguien puede decirme quién coño necesita una nueva edición de Operación Triunfo?
 
Si a todo ello le sumamos que el descenso a las catacumbas del real rock and roll es cada año más que evidente, nadie podrá extrañarse de que mi visión apocalíptica del futuro de la civilización occidental sea parecido más bien al color de las hormigas.
 
Y todo esto a cuento de que apenas he visto una simple reseña de esta auténtica OBRA MAESTRA originada en Australia titulada "The Last of the Buffalo".
 
Los Heartache State tienen en Nick Barker a un sólido líder con toda la experiencia del mundo desde sus lejanos tiempos con The Reptiles, amén de una cadena de espléndidos álbumes en solitario. Justin Garner es la otra cabeza pensante en esta banda y militó en los ignotos Southpaw de los que nunca logré escuchar nada.
 
Juntos en Heartache State y desde la soleada Melbourne editaron un bonito álbum autotitulado allá por 2015 con el que la pareja dejaba meridianamente clara la orientación sónica del grupo: melodías gloriosas, guitarras rotundas y clasicismo de ascendente americano.
 
Eso sí, con ese factor "aussie" tan especial y difícil de definir, pero que sabrán reconocer y apreciar todos aquellos que han disfrutado alguna vez con los tremendos Hoodoo Gurus de "Mars Needs Guitars" o los impagables You Am I en "Hourly,Daily".
 
Pues bien, digámoslo desde ya. Alto y claro. Si después de haber escuchado, por el método que sea, plataformas digitales incluidas, "The Last of the Buffalo" no coincides conmigo en que esta colección es gloria bendita, y en mi improbable lista resumen, mejor álbum del año pasado (lo siento por Matt Mays), es que tu y yo, decididamente, no hablamos el mismo idioma musical y que además, nunca querría conocer tu lista de favoritos.
 
Desde el principio marcando territorio propio con "Honey Slide" y esos riffs tan marca de la casa Westerberg/Young/Tim Rogers.
 
"Swallow Your Pride" podría ser el single radiofónicamente PERFECTO. Americana/Power Pop/Emocion. Oirla para creértela. Me desarmó desde la primera escucha y aún sigue haciéndolo. Mi canción favorita de 2017. Dicho queda.
 
 
La primera balada se titula, ojo al dato, "Devuelveme mis Lps de Aerosmith" y si Steven Tyler la escuchara seguro que se iba de cañas con estos canguros.
 
La canción que titula el álbum es vacile puro y duro. Replacements y alcohol de garrafa. Sensibles abstenerse.
 
"Running for So Long" es un medio tempo monumental en honda Crazy Horse y al que Keith Richardsle habría gustado meter mano.
 
"Tigers" podría haber estado en el "Wildflowers" de Petty o en el primero de Wilco. Preciosidad empapada en ozono.
 
"Airstrike" es como una bomba de relojería. Te avisa pero no te da tiempo. ¿El improbable segundo single, para una improbable emisora en la noche?. Y ese estribillo.... Dios, ¿óomo se puede ser tan bueno?.
 
"I ain't Complaining" es una balada de tendencia soul viscosa, viciosa como un Jagger salido aullando a la luna. Puro vicio.
 
"Clouds" posee ese "groove" sureño que tanto le gustaba a Joe Walsh en sus inolvidables James Gang.Lo mas boogie de todo el disco. Garner & Barker vacilando en la pista de baile.
 
Los bares se cierran con el recitado a lo Lou Reed y la cadencia gramparsoniana de arrastre "Wild Horses", que supone ese final de farra titulado "Calm Me Down".
Australia ya ha aportado a la Gran historia del Rock nombres tan esenciales como Easybeats Radio Birdman.
 
Ojalá la suerte sea magnánima con esta maravillosa banda llamada Heartache State y espero que este sublime segundo álbum les reporte un merecido reconocimiento internacional. Reconocimiento que debería extenderse mas allá de su remoto lugar de origen.

Categories: 2018, Enero

01
Diciembre
2017

Brian Lisik and the Unfortunated: "We're Sorry...."

JOAQUÍN "ROCK AND ROLL CIRCUS" LÓPEZ

Brian Lisik and the Unfortunated:

El inicio del álbum ya es todo una declaración de principios e intenciones.

Sonido de banda en vivo en el local de ensayo atacando lo que bien podría ser el número inicial de su concierto en un pequeño garito de rock'n'roll perdido en cualquier lugar del planeta Tierra.

Uno, dos, tres!! y el riff eterno de Keith Richards o Paul Westerberg, que para el caso viene a ser lo mismo. Nulas pretensiones de trascendencia y la fuente de la eterna juventud derramando elixires y vapores por doquier.

Brian Lisik es un desconocido, aunque veterano, músico cuyo hábitat natural son los remotos clubs del noreste de Ohio ((EEUU). Oriundo de la industriosa localidad de Akron -ya sabes Devo, Rubber City Rebels y Chrissie Hynde-. De alli son también los Black Keys y muchos de los neumáticos destinados a mover los modelos de la Ford y la General Motors.

Lisik factura honesto midwestern rock de cantautor. Actitud pura y dura, como el sonido de las guitarras que envuelven todos las canciones de este humilde aunque irreprochable trabajo.

De los trece cortes, los titulados "Don't like nobody" , "Colorado Avenue" y "Heart a hand" rememoran a un Springsteen iniciático y barbilampiño.

"Bye bye love" es puro Mellencamp etapa "Lonesome Jubilee". "Another Friday Night" es una bomba incendiaria de garage punk. Todo lo contrario a "Indescribable", una sentida balada de melancolía junto al piano. Igual que "The song remains unnamed", aunque esta vez con evocadoras acústicas y slide.

El medio tempo de "Tombstone phone call" parece sacado del repertorio de Roger Clyne & The Peacemakers. Y "Feudal nights" encajaría sin problemas en el repertorio de los últimos Replacements.

La joyita de la corona a ritmo de swing y cócteles nocturnos responde al acrónimo de "I.D.W.T.I.C." ( que nadie me pregunte que narices significa ). Lo que sí puedo afirmar es que es un temazo digno del Jeff Tweedy más inspirado. Para el cierre del disco pegan fuego al arsenal a ritmo cuasi hardcore para pedirnos disculpas innecesarias implementando unos beodos "We're sorry....We're sorry" que sirven para provocar la sonrisa cómplice del oyente.

Brian Lisik y sus Desafortunados son unos rockers de pro que pueden presumir de haber publicado uno de los discos más completos de Rock Americano de la temporada. Alíi donde la fuerza y las melodías se mezclan en dosis estratégicamente calculadas.

Categories: 2017

[12 3 4 5  >>  

"Love me or leave me": una última ronda por Nina Simone

Los homenajes póstumos son como esa última copa que te ofrece el camarero cuando ya no te tienes en pie: no puedes disfrutarla, pero mucho menos rechazarla.

Leer más

'Sure', los guitarrazos dulces de Hatchie   'Sure', los guitarrazos dulces de Hatchie

'Sure', los guitarrazos dulces de Hatchie

Que levante la mano quien piense que hay pocas sensaciones más agradables que descubrir una canción de un artista cuya existencia desconocías y saber, de inmediato, que se incorporará a la banda sonora...

Leer más

Now - The Plimsouls: Power Pop eres túNow - The Plimsouls: Power Pop eres tú

Now - The Plimsouls: Power Pop eres tú

¿Qué es power pop?, dices mientras clavas tus melodías infalibles en mis tímpanos. Power pop... eres tú.

Leer más

Human Living Girl - The Regrettes: mujeres realesHuman Living Girl - The Regrettes: mujeres reales

Human Living Girl - The Regrettes: mujeres reales

Tengo granos en la cara / Y grasa en el pelo  Piernas con sarpullido / sigue adelante y fíjate Un culo llenas de estrías y pequeñas tetas y una bella barriga repleta de comida

Leer más

Registro

Información del uso de cookies

Las cookies son breves informaciones que se envían y almacenan en el disco duro del ordenador del usuario a través de su navegador cuando éste se conecta a una web. Las cookies se pueden utilizar para recaudar y almacenar datos del usuario mientras está conectado para facilitarle los servicios solicitados y que en ocasiones no se suelen conservar. Las cookies pueden ser propias o de terceros.

Existen varios tipos de cookies:

  • Cookies técnicas que facilitan la navegación del usuario y la utilización de las diferentes opciones o servicios que ofrece la web como identificar la sesión, permitir el acceso a determinadas áreas, facilitar pedidos, compras, cumplimentación de formularios, inscripciones, seguridad, facilitar funcionalidades (vídeos, redes sociales, etc.).
  • Cookies de personalización que permiten al usuario acceder a los servicios según sus preferencias (idioma, navegador, configuración, etc.).
  • Cookies de análisis que permiten el análisis anónimo del comportamiento de los usuarios de la web y que permiten medir la actividad del usuario y elaborar perfiles de navegación con el objetivo de mejorar los sitios web.

Por ello, al acceder a nuestra web, en cumplimiento del artículo 22 de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información, en tratar cookies de análisis, le hemos solicitado su consentimiento para su uso. Todo ello para mejorar nuestros servicios. Utilizamos Google Analytics para recopilar información estadística anónima, como por ejemplo el número de visitantes a nuestra web. Las cookies añadidas por Google Analytics se rigen por las políticas de privacidad de Google Analytics. Si usted lo desea puede desactivar las cookies de Google Analytics.

De todos modos, le informamos que puede activar o desactivar estas cookies siguiendo las instrucciones de su navegador de Internet.